8/12/17

Diario de una madre artesana

Nuestras vidas cambiaron desde el momento que Elaina llego con nosotros. Cuando nos enteramos que estábamos esperando teníamos bien claro todos los cambios que entrarían en nuestras vidas; todos sin excepción alguna fueron hablados y aceptados. Ahora que ella ya esta en la etapa en la que nadie la para, yo encuentro muy poco tiempo para poder estar en control de algunas cosas que antes solía hacer. Cada hijo es diferente, y eso lo muy bien. Mis dos hijas ya están mas grandes, casi no les gusta que yo les de apapachos de mas, lo único bueno que me queda es que tengo la oportunidad de seguir cuidando de ellas en todo momento. Las he visto crecer en frente de mi todos los días. 
La maternidad es algo maravilloso, un compromiso grande que debe de ser cumplido en los días soleados y nublados.
No hay días libres ni vacaciones de nuestros hijos. Creo firmemente que nosotros los padres debemos quererlos y aceptarlos así sean los chiquillos mas traviesos que no hubiésemos tolerado cuando no teníamos hijos. 



Cuando hay niños pequeños en casa y  hay silencio, es que alguna travesura están haciendo. ¿Te suena familiar?  


Vamos a sacrificar nuestro presente para que nuestros hijos puedan tener un mejor mañana.
- APJ Abdul Kalam 

<3

5 comments:

  1. Jajaja...especialmente con mi hija pequeña me pasaba mo que dices del silencio, era muy traviesa!
    Un besito!

    ReplyDelete
    Replies
    1. Ese tipo de silencio no me gusta! jejeje
      Besos guapa.

      Delete
  2. Silencio.... terrible!!! a mirar que están haciendo, jajajajaja
    Te entiendo, tengo cuatro hijos, cada cual de una manera pero todos fueron muy traviesos.
    Un beso

    ReplyDelete
    Replies
    1. Yo solo tengo una traviesa que es Elaina, las otras dos fueran tranquilas de peques.
      Besos.

      Delete